Inicio 2018-12-04T12:21:04+00:00

¿Necesitas un psicólogo español?

Que un expatriado español o hispanohablante necesite la ayuda de un psicólogo que hable su lengua materna es una realidad cada vez más frecuente, dado el elevado número de españoles obligados a instalarse en otros países.

La dificultad a la hora de relacionarse, dominar el idioma o encontrar empleo a menudo dificulta su adaptación, hasta el punto de generar problemas que precisan la ayuda de un psicólogo para expatriados.

Que el profesional esté especializado y hable la misma lengua que el paciente es fundamental para que pueda comprender su dificultad y prestarle ayuda, tanto si lo que necesita el paciente es desarrollar un aspecto de su vida de forma puntual, como realizar una terapia psicológica completa.

Aminta Acosta

Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (M-25971). Psicóloga licenciada y Máster Oficial en Psicología de la Salud

Especializada en la temática de expatriados y en la problemática a la que se enfrentan: dificultades de adaptación, ansiedad, ruptura con redes sociales, abandono de proyectos profesionales o personales por la pareja y duelo migratorio.

Más sobre mí

¿Necesitas un psicólogo español?

Que un expatriado español o hispanohablante necesite la ayuda de un psicólogo que hable su lengua materna es una realidad cada vez más frecuente, dado el elevado número de españoles obligados a instalarse en otros países.

La dificultad a la hora de relacionarse, dominar el idioma o encontrar empleo a menudo dificulta su adaptación, hasta el punto de generar problemas que precisan la ayuda de un psicólogo para expatriados.

Que el profesional esté especializado y hable la misma lengua que el paciente es fundamental para que pueda comprender su dificultad y prestarle ayuda, tanto si lo que necesita el paciente es desarrollar un aspecto de su vida de forma puntual, como realizar una terapia psicológica completa.

Aminta Acosta

Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid (M-25971)

Psicóloga licenciada y Máster Oficial en Psicología de la Salud

Especializada en la temática de expatriados y en la problemática a la que se enfrentan: dificultades de adaptación, ansiedad, ruptura con redes sociales, abandono de proyectos profesionales o personales por la pareja y duelo migratorio.

Este servicio de psicología online es para ti si eres:

Testimonios

Si te identificas con alguna de estas historias o crees que puedes tener dificultades en tu proceso de adaptación, puedo ayudarte.

“Llevo dos semanas en Manchester y tengo ansiedad. Llevo mucho tiempo preparándome para irme al extranjero, pero una vez aquí me cuesta mucho adaptarme.

Soy arquitecto y son varios meses preparando mi CV pero se ve que hay cosas con las que no contaba, y no funciono de todo en las entrevistas. Me está empezando a vencer la impaciencia, duermo mal, noto el estrés y me cuesta encontrar una rutina que me llene. Son muchos cambios de golpe o simplemente hay cosas con las que no contaba, como pensar en otro idioma, estar auténticamente solo y sobre todo, no ver el sol. Buscar trabajo se hace duro, presentarse a muchas ofertas al día. No contaba con ello pero me empiezo a plantear ponerme a trabajar de camarero por que se me echan las paredes encima…”
Leer más
Alfredo, 37 años

“Son las cinco de la tarde y es viernes. Como desde hace nueve meses no trabajo. No paro de buscar, ya me da lo mismo que sea Madrid, Valencia, España en general, o fuera…

He echado tantos currículum y a tantos sitios que ya ni me acuerdo. De repente suena el teléfono. Es una de las empresas a las que envié mi carta de recomendación hace meses. Les he gustado. ¡Me quieren! Por fin alguien confía en mí. No puedo creerlo. Pero el destino es Berlín. Atrás dejaría mi novia, mis amigos y familiares. Mi novia está fatal, ella tiene trabajo y no puede acompañarme. Pensar en una relación a distancia me horroriza, pero me parece que no me queda otra. A empezar de cero y sin ella…”
Leer más
Javier, 35 años

“Hace un año que mi novio encontró trabajo en Alemania. Aquí no tengo un buen trabajo, así que lo dejo todo y me voy con él. Trabaja demasiado y yo estoy sola en casa mucho tiempo, no tengo a nadie.

El tiempo es raro, no me gusta la gente, ni les entiendo. Me estoy empezando a agobiar. Ya hasta me cuesta salir a la calle… Es más, ya ni salgo. No puedo…”
Leer más
Eva, 24 años

“Soy piloto. Antes volaba en Madrid, pero debido a la crisis, en los últimos años mucha gente ha perdido su empleo o hemos tenido que irnos a volar

El proceso de encontrar una nueva empresa, pasar la selección y llegar a un país nuevo es muy estresante. Aunque me gusta mucho mi trabajo, ahora paso largas temporadas lejos de España, en un país donde me está costando adaptarme. Las costumbres son muy diferentes y no hablo el idioma local, así que hacer nuevos amigos no es fácil. Echo de menos a mi familia y siento que me estoy perdiendo una parte importante de sus vidas. Además la relación con mis amigos en España se ha resentido porque les veo mucho menos que antes. Procuro ocupar la mente en mi trabajo, pero la mayor parte del tiempo libre de que dispongo lo paso solo. Esta ciudad es muy distinta a Madrid. Tengo pocas ganas de salir a conocer gente nueva y echo de menos mi casa y mi familia.”
Leer más
Jaime, 33 años

“Voy a irme a probar suerte a Sheffield. Creo que allí hay pocos españoles… Aún no somos una plaga como en otros sitios. Estas palabras las escribí hace seis meses. Sigo buscando.

Parece que aquí tampoco hay sitio para los ingenieros de caminos. Cada vez me cuesta más buscar. Estoy harto. No encuentro mi sitio. Aquí hay muchos Erasmus, pero yo tengo 32 años y ya éste no es mi plan. Parece que no tengo sitio ni fuera ni dentro de España. Me encuentro fatal. He adelgazado y cada vez tengo menos ganas de hacer nada.”
Leer más
Íñigo, 30 años

“Mi empresa me acaba de trasladar a Singapur… Me pagan mucho más que en España. Se me ha triplicado el sueldo, pero no sé qué me pasa. No me adapto, comen raro, esto no es Barcelona…

Y no puedo parar de pensar todo lo que he dejado atrás. Echo de menos a mi madre que es mayor. ¿Y si le pasa algo mientras yo estoy aquí? Me quiero volver, pero no puedo. Siento rabia e impotencia.”
Leer más
Daniel, 42 años

*Los nombres, las edades y los lugares son ficticios para preservar la identidad de los pacientes, pero las situaciones expuestas son reales.

Loading...

Testimonios

Si te identificas con alguna de estas historias o crees que puedes tener dificultades en tu proceso de adaptación, puedo ayudarte.

“Llevo dos semanas en Manchester y tengo ansiedad. Llevo mucho tiempo preparándome para irme al extranjero, pero una vez aquí me cuesta mucho adaptarme.

Soy arquitecto y son varios meses preparando mi CV pero se ve que hay cosas con las que no contaba, y no funciono de todo en las entrevistas. Me está empezando a vencer la impaciencia, duermo mal, noto el estrés y me cuesta encontrar una rutina que me llene. Son muchos cambios de golpe o simplemente hay cosas con las que no contaba, como pensar en otro idioma, estar auténticamente solo y sobre todo, no ver el sol. Buscar trabajo se hace duro, presentarse a muchas ofertas al día. No contaba con ello pero me empiezo a plantear ponerme a trabajar de camarero por que se me echan las paredes encima…”
Leer más
Alfredo, 37 años

“Son las cinco de la tarde y es viernes. Como desde hace nueve meses no trabajo. No paro de buscar, ya me da lo mismo que sea Madrid, Valencia, España en general, o fuera…

He echado tantos currículum y a tantos sitios que ya ni me acuerdo. De repente suena el teléfono. Es una de las empresas a las que envié mi carta de recomendación hace meses. Les he gustado. ¡Me quieren! Por fin alguien confía en mí. No puedo creerlo. Pero el destino es Berlín. Atrás dejaría mi novia, mis amigos y familiares. Mi novia está fatal, ella tiene trabajo y no puede acompañarme. Pensar en una relación a distancia me horroriza, pero me parece que no me queda otra. A empezar de cero y sin ella…”
Leer más
Javier, 35 años

“Hace un año que mi novio encontró trabajo en Alemania. Aquí no tengo un buen trabajo, así que lo dejo todo y me voy con él. Trabaja demasiado y yo estoy sola en casa mucho tiempo, no tengo a nadie.

El tiempo es raro, no me gusta la gente, ni les entiendo. Me estoy empezando a agobiar. Ya hasta me cuesta salir a la calle… Es más, ya ni salgo. No puedo…”
Leer más
Eva, 24 años

“Soy piloto. Antes volaba en Madrid, pero debido a la crisis, en los últimos años mucha gente ha perdido su empleo o hemos tenido que irnos a volar

El proceso de encontrar una nueva empresa, pasar la selección y llegar a un país nuevo es muy estresante. Aunque me gusta mucho mi trabajo, ahora paso largas temporadas lejos de España, en un país donde me está costando adaptarme. Las costumbres son muy diferentes y no hablo el idioma local, así que hacer nuevos amigos no es fácil. Echo de menos a mi familia y siento que me estoy perdiendo una parte importante de sus vidas. Además la relación con mis amigos en España se ha resentido porque les veo mucho menos que antes. Procuro ocupar la mente en mi trabajo, pero la mayor parte del tiempo libre de que dispongo lo paso solo. Esta ciudad es muy distinta a Madrid. Tengo pocas ganas de salir a conocer gente nueva y echo de menos mi casa y mi familia.”
Leer más
Jaime, 33 años

“Voy a irme a probar suerte a Sheffield. Creo que allí hay pocos españoles… Aún no somos una plaga como en otros sitios. Estas palabras las escribí hace seis meses. Sigo buscando.

Parece que aquí tampoco hay sitio para los ingenieros de caminos. Cada vez me cuesta más buscar. Estoy harto. No encuentro mi sitio. Aquí hay muchos Erasmus, pero yo tengo 32 años y ya éste no es mi plan. Parece que no tengo sitio ni fuera ni dentro de España. Me encuentro fatal. He adelgazado y cada vez tengo menos ganas de hacer nada.”
Leer más
Íñigo, 30 años

“Mi empresa me acaba de trasladar a Singapur… Me pagan mucho más que en España. Se me ha triplicado el sueldo, pero no sé qué me pasa. No me adapto, comen raro, esto no es Barcelona…

Y no puedo parar de pensar todo lo que he dejado atrás. Echo de menos a mi madre que es mayor. ¿Y si le pasa algo mientras yo estoy aquí? Me quiero volver, pero no puedo. Siento rabia e impotencia.”
Leer más
Daniel, 42 años

*Los nombres, las edades y los lugares son ficticios para preservar la identidad de los pacientes, pero las situaciones expuestas son reales.

Loading...

Escribe tu consulta y te responderé lo antes posible

Si no recibes respuesta en un plazo breve de tiempo por favor comprueba tu carpeta de correo no deseado.

He leído y acepto el Aviso legal y la Política de privacidad


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies